Thursday, March 4, 2010

El comal cósmico

Pues si pordias hace años le hacía al hippie (aún más o menos) y vendía pulseritas y collares que hacía con mi novia de entonces, más algunas que compraba por 20 centavos en el centro para luego venderlas en 30 varos o algo así. Por cierto para todos los fumadores compren sus Zig Zags en la calle de Mesones, cuestan 3 pesos cada paquetito naranja, que no los transen los pinches artesánganos.

Bueno el punto es que estaba perdido en las faldas de la sierra madre oriental viviendo con unos huicholes que se apiadaron de mi apestosa existencia hippie. Solo tenía que ir a cortar caña de vez en cuando y a cambio comía y tenía mi terrenito de 3 x 3 que era todo lo que necesitaba para mi casa de campaña en la que vivi más o menos como 9 meses(no exageré en lo de hippie apestoso). Yo decía ¡que ganga!, ¿que tan pinche dificil puede ser cosechar caña?. No estaba enterado que hay que quemarla y fumarte las pinches llamas de 10 metros de alto, no sabía que a los alacranes les encanta el azucar tanto como a nosotros, no sabía que si no cargas la puta caña de cierta forma y solo de esa forma te partes los brazos y acabas sangrando como filete. Tampoco me imaginaba que cortar caña de sol a sol podía destruir la integridad física de alguién que jamas lo había hecho. En fin era un chamaco urbano con pretensiones románticas basadas en libros y películas a quien la realidad abofeteo con guante de hierro. Pero bueno, mínimo no solo tenía mi casita asegurada también me daban 50 varos por una jornada completa. OBVIAMENTE me bebí en cerveza cada gota de sudor. También me dí cuenta porque el alcoholismo es tan universal en el méxico rural: el trabajo brutal lo exige para poder conservar la salud mental. Por otro lado los ritmos del campo son distintos a la ciudad. Después de cosechar, limpiar y sembrar tienes que esperar a que llueva. Y mientras esperas a Tlaloc (que a vece no llega) el único entretenimiento disponible es beber hasta cagar sangre como efectivamente le paso a un vecino de donde vivia.

Pero como mencioné, aún con mi explícita inutilidad para el campo, creo que algunos de los huicholes me veían con simpatía y me compartieron algo de su conocimiento que en verdad es vital si algún día vale verga el mundo.

También creo que un brujo me abrió un chacra o como se diga porque en esos días tuve una experiencia que a falta de mejor palabra llamo cósmica.
Una noche salí de mi casa de campaña cargando un bote de gel vacio que usaba para rellenarlo de agua en las nocehs. Al llegar a la puerta de la cocina note que tenía como 20 candados y cerraduras. Que raro, pensé, no me había dado cuenta que existían. Bueno, seguía pensando, como sea me puedo saltar por la ventana por que al fin no tenía cristal. Al acercarme al hoyo en la fachada que hacía de ventana y a punto de apearme para saltar note que en el fondo de la cocina había un vortex sobre el comal. Si pordias, un vortex, un remolino blanco y negro que hacía un ruido como de generador eléctrico. Por un segundo pensé en saltar al remolino para ver a donde vergas me llevaba. Pero la verdad me ganó el miedo, tire mi bote de gel a la verga y me fuí corriendo a mi casa de campaña, abrí el zipper, salte adentro y al caer al piso me levante del sueño.

No habría pensado más que que pinche sueño raro si no es porque a la mañana siguiente encontré el bote de gel tirado justo donde lo había mandado a la verga en mi sueño (y créanme que cuando me fui a dormir estaba dentro de la casa pues por mis hábitos fumadores no puedo dormir sin agua al lado.) Hoy concluyo que ándaba de sonámbulo, pero igual eso escasamente explica lo que ví.

Así que moraleja: si ven un vortex cósmico sobre un comal, no lo duden, salten para adentro y luego me cuentan que transa.



5 comments:

Mamastian said...

Bravisimo bravo bravo, creo que esto acaba de revivir a los pordio, fue exquisito!

cuaresmeño said...

mamas hijo de tu puta madre ya postea recabron...

Paloma said...

Sin duda alguna... LOS PORDIO, ESTAN MUERTOS ¿Qué chingados les paso?

Frank the Magician said...

omaigad!

esto es como los viejos tiempos de la albañilería y aventuras de los pordio.

y ya que comenzaron de nuevo... ¡no chinguen cabrones! ¡pónganse a escribir!

Black Swan said...

Excelente post, hermano...
no mueran, pordios...